El Efecto Halo, la gente guapa y el amor ideal.

confirma

Muchos somos los que decimos que el físico no importa, pero pocos nos paramos a pensar si verdaderamente el físico está influyendo en nuestros decisiones, aún sin quererlo, ni buscarlo. Decimos: “no, no, si a mi el físico me da igual, yo me fijo en la personalidad. Lo importante es el interior”, etc, etc., intentando engalanar nuestro discurso con tal de convencernos a nosotros mismos.

Nos convencemos de que nuestros ideales y aspiraciones son mejores de los que en realidad son por la sencilla razón de justificar que nuestros actos están acorde con nuestros principios. Porque nos incomoda la incoherencia, nuestra incoherencia. Fantaseamos con un amor ideal creado por nuestra propia cultura, el cual vamos interiorizando desde nuestra más tierna infancia, a través de películas, series, libros, música, etc.

A nivel subconsciente interiorizamos el concepto de “amor ideal” y lo intentamos repetir. Es decir, somos conscientes de todas esas imágenes, películas, música, etc.: las vemos, las escuchamos, pero pocos se dan cuenta de que están influyendo en nuestras decisiones en cuanto a preferencia de pareja.

Según un hadiz, el Profeta Muhammad (la paz sea con él) dijo: “…cuando la mujer sale a la calle, Shaitan hace que aparezca más bella de lo que es ante la mirada de los hombres”.¹ Algo de verdad tiene este dicho profético ya que está relacionado con el fenómeno que se ha conocido en psicología como “Efecto Halo”, que se refiere a un tipo de sesgo cognitivo basado en un juicio global a partir de datos particulares. En otras palabras, a juzgar en base a las apariencias.

En nuestro caso el fenómeno psicológico conocido como “efecto halo” se refiere al hecho de atribuir características positivas de personalidad a una persona atractiva físicamente. Fijémonos, por ejemplo, en los modelos de anuncios en general. Nos hemos preguntado ¿Por qué <<utilizan>> a gente “guapa”? ¿Cuál es la razón? Cuando estamos obsesionados con alguien y creemos que es la/el chic@ perfect@ pero no sabemos exactamente por qué, es un ejemplo de este tipo de sesgos. Darse tiempo a uno mismo es clave para tomar decisiones más acertadas.

Una relación de pareja es aquella en donde se de comprensión, confianza, conocimiento mutuo, respeto y tolerancia. En donde no exista dependencia sino libertad. En donde el apoyo y la motivación mutua se encuentre en los momentos difíciles para uno o para otro. En donde el afecto y la unión se de como preámbulo a la familia que formarán.

Por todo ello, haz siempre autocrítica de las primeras impresiones que te haces de la “gente guapa” cuando se trate de buscar tu pareja ideal.

Según un dicho profético: “Se busca el matrimonio con una mujer por cuatro cualidades: por su riqueza, por su linaje, por su belleza y por su religión. Elige a la que tenga mejor comportamiento moral y religioso y serás feliz”.²

1. Transmitido por Tirmidhi en su libro Sunan. Cogido del libro “El Mundo de los Genios y los Demonios. A la luz del Corán y la Sunnah” de Omar S. Al Ashqar.
2. Transmitido por Al Bujari y Muslim en sus libros.
Anuncios

Un comentario en “El Efecto Halo, la gente guapa y el amor ideal.

  1. Creo que el Efecto Halo es una de las muchísimas cosas curiosas con las que nuestro cerebro nos sorprende. Aunque este atajo mental no solo se da cuando vemos a alguien atractivo físicamente, puede tratarte de una marca, de un lugar… Pero sí, juzgamos no solo a los libros por su portada, sino a todo los que nos rodea.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s